realidad del teletrabajo en pandemia

Documentos U. de Chile visibilizan la realidad del teletrabajo en pandemia

Con la participación de la presidenta del Senado, Yasna Provoste; el Rector de la Casa de Bello, Ennio Vivaldi; y representantes del mundo académico, este martes 30 de marzo se realizó el lanzamiento virtual de la serie de policy briefs «Condiciones del empleo en Chile en contextos de crisis sanitaria». De manera breve y con lenguaje simple, los escritos proponen medidas concretas para la formulación de políticas públicas en la materia.

Tensiones del teletrabajo post pandemia y trabajadores móviles digitales, son los temas que profundiza la serie de Policy Brief “Condiciones del empleo en Chile en contextos de crisis sanitaria”. Los documentos fueron lanzados en un conversatorio virtual este martes 30 de marzo, con el objetivo de instalarse como una herramienta que permita informar a la ciudadanía desde conocimiento académico con lenguaje simple, e incidir en la formulación de políticas públicas en la materia.

Ambos escritos fueron coordinados por la Unidad de Redes Transdisciplinarias (Redes Td) de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID), convocando a investigadoras e investigadores de las facultades de Derecho, Arquitectura y Urbanismo, Ciencias Sociales, e Ingeniería, además del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES), el Núcleo Milenio Movilidades y Territorios (MOVYT) y el Centro de Sistemas Públicos.

Para el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, “esta iniciativa da cuenta de los valores que tenemos como institución. Sabemos que el teletrabajo ha evidenciado una serie de desigualdades, en donde las mujeres se han visto doblemente golpeadas. Por eso, no podemos dejar de enfatizar que resulta prioritario considerar a la academia para el desarrollo de políticas públicas. Ese diálogo es fundamental para reflexionar sobre el trabajo, la pandemia y la sociedad que queremos”.

Por su parte, la Senadora y presidenta de la Cámara Alta, Yasna Provoste, felicitó el esfuerzo empleado por la universidad para dar apertura al debate en la materia. “Necesitamos tomar decisiones claves y para eso debemos acercar la academia, la ciudadanía y la política. Estas modalidades laborales que se están evidenciando, dan pie a un debate mucho más profundo que apunta a la pobreza, desprotección y otros temas relevantes para nuestro país. Durante el invierno pasado uno de cada cuatro trabajadores debió realizar funciones a distancia, y este año deberíamos esperar a que se repita el escenario, por lo que es importante generar una protección al tejido social, ya que no puede significar un retroceso”, enfatizó.

Una nueva realidad en el país

Según la OCDE, entre el 2015 y 2016, alrededor de un 60% de los países realizaban teletrabajo ocasionalmente. Frente a la expansión del COVID-19 en el mundo, esta modalidad laboral se posicionó como una de las principales medidas para mantener el funcionamiento de las instituciones, siendo regulado a través de la Ley 19.759 en Chile.

Para la Académica de la Facultad de Derecho, Pamela Martínez, la situación es compleja. “Se profundizó y aceleró su tramitación legislativa a propósito de la pandemia, pero existen muchas críticas a la iniciativa. No está bien legislar en tiempos normales para tiempos anormales. Esto habría sido más eficiente si se consideraban otras fuerzas, como los acuerdos con trabajadores. En la actualidad existen más de 860 denuncias de teletrabajadores y solo el 4% fueron reconocidas. La difícil fiscalización de esta modalidad contractual hace que los derechos de los trabajadores se vean reducidos. Por ello, necesitamos repensar esta legislación para asegurar un marco de derechos”, señaló.

El investigador del Centro de Sistemas Públicos (CSP) de Ingeniería Industrial, Tomás Soto, se refirió al desafío que supone el teletrabajo en lo organizacional. “Primero se debe velar por un proceso íntegro de digitalización y transformación digital, para después pensar, de manera natural, en la implementación del teletrabajo. Deben existir una serie de condiciones habilitantes para teletrabajar, las cuales deben ser evaluadas caso a caso para que los efectos dañinos sean lo menos perjudiciales posible».

De acuerdo con la Dirección del Trabajo, en diciembre de 2020 los empleadores reportaron más de 185 mil pactos de trabajo a distancia, de los cuales el 51% continúa vigente. A su vez, el aumento de despidos a nivel nacional, ha traído consigo el incremento de trabajadores móviles a través de aplicaciones, siendo un nuevo fenómeno que requiere de una ubicación concreta, tiene nula regulación y forman parte de la economía informal.

Según la Académica de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Paola Jirón, «los instrumentos de medición del campo laboral no abordan la multiplicidad de trabajos que son extremadamente dinámicos, irregulares y discontinuos, y solo se agrupan en la informalidad. Además, el uso de tecnologías o intervenciones Smart dicen ser eficientes, innovadoras, pero no son correlativas con la sociedad en la que vivimos, no contamos con la infraestructura necesaria para ser aplicado en nuestras ciudades. Debemos ser capaces de legislar vinculándonos con la realidad del país, pues no somos Londres».

Finalmente, el Vicerrector de la VID, Flavio Salazar, se refirió a la importancia de la generación de conocimiento para el desarrollo de Chile. “El rol de las universidades no puede ser solo instrumental, sino que debemos hacernos cargo de los problemas nacionales en base a un diálogo continuo con la sociedad y los tomadores de decisiones. Para ello, la ciencia, la tecnología, la investigación y la creación deben ser abordadas como prioridad y se debe aumentar el presupuesto en la materia, con el fin de que las instituciones puedan transferir sus saberes a toda la ciudadanía”.

Fuente: Universidad de Chile